La carta esférica

Rosana Calvo Diéguez

“Es bueno que algo siga inmutable en alguna parte mientras la gente precise trazar rumbos sobre una carta náutica o sobre el difuso paisaje de una vida”

“En el extraño orden del Universo, como en el jazz, se daban azares, improvisaciones tan matemáticas que uno se preguntaba si no estarían escritas en alguna parte”

“A veces, se dijo, la vida resulta previsible de puro imprevisible. Dudó un poco antes de añadir: o viceversa”

“Era bueno no esperar nada de la gente, y que la bolsa de viaje fuese lo bastante ligera como para echársela al hombro y caminar hasta el puerto más próximo sin lamentar lo que se dejaba atrás”

“Le dirigó una mirada ni fugaz ni detenida, ni curiosa ni indiferente. Tan serena y segura de sí que no parecía humana. Y Coy se preguntó cuántas generaciones de mujeres eran necesarias para mirar de ese modo”

“Me pregunto, se dijo, si esta mujer intuye mis pensamientos o si es precisamente ella la que me los pone dentro y luego los baraja y los extiende sobre la mesa como si se tratara de un mazo de cartas”

“A veces los barcos se perdían en el mar, pero mucho más a menudo los barcos y los hombres se perdían en tierra”

“-¿Qué buscas de ella? – Quiero contarle las pecas, Piloto.¿Te has fijado? Tiene miles, y quiero contárselas todas, una a una, recorriéndola con el dedo como si se tratara de una carta náutica. Quiero trazar rumbos de cabo a cabo, fondear en las ensenadas, barajarle la piel…¿comprendes?”

“-Pronto las estrellas brillarán inútilmente sobre el mar, porque los hombres ya no las necesitan para buscar su camino. -¿Eso es malo? – No sé si es malo. Sé que es triste”

“Los hombres vamos por la vida a trompicones, de aquí para allá…Solemos envejecer y morir sin comprender bien lo que pasa. Pero ellas son distintas. (…) A veces la miro y pienso que sabe cosas de mí que yo mismo no sé”

“…y Coy se preguntó, envidiándolo, qué debía sentir el hombre que por primera vez salió a la caza de una ballena, un tesoro o una mujer sin haberlo leído antes en ningún libro”

“-Me pregunto, dijo, qué recordarás de mí. -Es pronto para saberlo.Todavía no ha terminado. – Me pregunto qué recordarás de mí cuando haya terminado.”

Y una de mis citas favoritas…

“- A veces hay finales felices, Coy. – Claro. A veces. Resérvame uno”

La carta esférica · Arturo Pérez Reverte

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s