Muir Song · John Muir

 

“The sun shines not on us but in us. The rivers flow not past, but through us. Thrilling, tingling, vibrating every fiber and cell of the substance of our bodies, making them glide and sing. The trees wave and the flowers bloom in our bodies as well as our souls, and every bird song, wind song, and tremendous storm song of the rocks in the heart of the mountains is our song, our very own, and sings our love.” (John Muir) 

 

 

“En cada paseo por la naturaleza, el hombre recibe mucho más de lo que busca”

 

John Muir (Escocia 1938 – Los Ángeles 1914)  fue un prolífico naturalista que escribió más de 300 artículos y 10 libros, donde narró sus viajes y exploraciones, y expuso y defendió su filosofía sobre la naturaleza, la vida salvaje y la preservación de los grandes espacios. Fue, además, el fundador del “Sierra Club” el primer grupo conservacionista de la Historia en 1892.

(Más sobre John Muir en texto AQUÍ, y en vídeo AQUÍ)

 

El Capitán · La aventura de Tommy Caldwell y Kevin Jorgeson

Como no sabían que era imposible lo hicieron.

Después de 19 días de lucha contra la gran roca, Tommy Caldwell y Kevin Jorgeson lograron lo que muchos cualificaron de imposible: subir el Dawn Wall de Yosemite, el muro vertical de El Capitán.

A 914 metros de altura, se dieron un abrazo que pasará a la historia.

Tommy Caldwell and Kevin Jorgeson - El Capitan in Yosemite National Park

La foto es de Bligh Gillies de Big Up Productions que, junto con Corey Rich y su equipo, nos permitieron seguir, a través de las redes sociales, el día a día de una aventura que parecía imposible hasta que la hicieron realidad.

Incluso los propios Tommy y Kevin fueron narrando su ascenso a través de Facebook e Instagram. Unos simples teléfonos móviles cargados con baterías solares nos convirtieron en espectadores de su odisea.

Los vimos cara a cara contra la roca…

el capitan 3

Agarrarse a grietas minúsculas…

el capitan 4

Descansar en tiendas colgantes a alturas de vértigo…

el capitán 1

Ascender ayudados únicamente de sus manos y pies…

el capitan 2

Mirar una y otra vez la cima de El Capitán…

El Capitán Yosemite

Pegarse las heridas de los dedos con pegamento cuando los vendajes se les caían…

el capitan 7

Los vimos caerse y golpearse contra la muralla rocosa, emocionarse con el paisaje, beber chupitos de whisky, escribir post en Facebook…

“Estos días siento el amor de Yosemite. Después de toda una vida escalando aquí, aún me impresiona la grandeza y la belleza de este lugar” escribía Tommy hace unos días en su Facebook. “Es una locura pensar que la piel es lo único que delimita la diferencia entre el éxito o el fracaso”, decía en Instagram.

Locura, imposible…fueron algunas de las palabras que escuchó durante todos los años en los que se estuvo preparando para escalar El Capitán, pero él lo tenía claro. “Todos tenemos ideas preconcebidas de dónde están nuestros límites, pero a lo mejor están completamente equivocadas”, decía.

Durante los últimos días muchos criticaron toda la atención mediática que han generado actualizando a diario sus redes sociales. Yo me alegro de que lo hayan hecho, porque para eso son las redes sociales, para compartir nuestros mejores momentos y hacer a los demás partícipes de ellos…para ser capaces de inspirar y emocionar…Yo me quedo con las palabras del presidente Obama cuando los felicitó a través del Twitter de la Casa Blanca: Gracias por recordarnos que todo es posible.

Obama El Capitan Yosemite

“La única posibilidad de descubrir los límites de lo posible es aventurarse un poco más allá de ellos, hacia lo imposible” (A.Clarke)

.

Salir de la zona de confort

Enamorarse de unas imágenes, de una forma de trabajar, de una filosofía de vida…en apenas 4 minutos.

Es posible.

Salir de la zona de confort… también.

” Mi educación consistió básicamente en observar lo que pasaba alrededor mío. Y así llegué a la conclusión de que la riqueza se consigue luchando” 

“Creo que la aventura es cualquier cosa que nos saque de nuestra zona de confort. En mi mundo, eso siempre ha sido ir a las montañas”

“Mi trabajo es comunicar experiencias reales. Y a pesar de la seriedad de todas ellas y de los problemas que tenemos como familia humana, seguimos consiguiendo experiencias los unos con los otros, y amándonos y divirtiéndonos. Quiero decir… la vida es divertida” 

Cory Richards

Rise and shine

Todos los días, todos los despertadores, deberían sonar así:

La voz que decidiste escuchar es la del desafío. Así que prepárate, pon los pies en el suelo y no mires atrás.

Cuando haces esa elección, cuando te decides a dar la espalda a lo que es cómodo, lo que es seguro y a lo que algunos llaman “sentido común”, eso es simplemente el primer paso.Y con cada paso decides dar otro.

Ahora estás en el camino, pero no es el momento de pensar en lo lejos que has llegado. Luchas contra un oponente que no puedes ver, pero que sí puedes sentir en los talones. Sientes su respiración en la nuca. ¿Sabes lo que es eso? Eres tú. Tus miedos, tus dudas, tu inseguridad…Pero no te desanimes. No pueden ser derrotados fácilmente, pero están lejos de ser invencibles.

El Manifiesto Holstee

Manifiesto Holstee

“Esta es tu vida. Haz lo que amas y hazlo pronto. Si algo no te gusta, cámbialo. Si no te gusta tu trabajo, déjalo. Si no tienes tiempo suficiente, apaga la televisión. Si estás buscando al amor de tu vida, párate; te estará esperando cuando empieces a hacer cosas que amas. Deja de querer analizar todo, la vida es simple. Todas las emociones son hermosas. Cuando comas, aprecia hasta el último bocado. Abre tu mente, tus brazos y tu corazón a nuevas experiencias y nuevas personas, porque estamos unidos gracias a nuestras diferencias. Pregunta a la próxima persona que conozcas cuál es su pasión, y comparte tu sueño inspirador con ella. Viaja con frecuencia; perderte te ayudará a encontrarte. Algunas oportunidades sólo llegan una vez, aprovéchalas. La vida gira sobre las personas que conoces y las cosas que puedes crear con ellas, así que sal y empieza a crear. La vida es corta. Vive tu sueño y haz realidad tu pasión”

El camino del éxito

“Ves gente con trajes y dinero, y con trabajos estresantes y crees que eso es éxito. Eso no es éxito. Lo único que quieres entonces es dinero, y nadie va a poder ayudarte con eso porque, permíteme que te lo diga, todo el mundo quiere dinero, eso no te hace especial”

“El recurso más importante para hacer cualquier proyecto está en tu cabeza. ¿Sabes por qué se paga tanto por la gente con ideas? Porque no se pueden producir en masa. No importa cuánto dinero tenga una persona, ese dinero jamás será capaz de producir las ideas geniales que tu mente puede crear en una habitación que está vacía”

“Te van a decir que es imposible. Que seas realista. Incluso igual tú mismo te llegas a decir que seas realista, que no se puede hacer. ¿Cuánta gente que ha tenido éxito en su vida ha sido realista? La persona que decidió que iba a poner un barco de metal gigante en el agua y que iba a transportar a gente, no estaba siendo realista. La persona que inventó Internet, un medio de comunicación que conecta de forma invisible a todas las personas del mundo, no estaba siendo realista. ¿Por qué querría alguien ser realista?”

“Alguien muy sabio dijo una vez que el éxito es un 1% de inspiración y un 99% de transpiración, es decir, de esfuerzo. Esto quiere decir con otras palabras que el trabajo duro vence al talento cuando el talento no se está esforzando. Existe un defecto generalizado que consiste en no saber diferenciar entre talento y habilidad. El talento es algo con lo que nacemos, la habilidad es algo que se crea con determinación y con horas y horas de dedicación a lo mismo. Y no importa cuánto talento tengas, tu talento te va a fallar como no pongas en práctica tus habilidades. Hay muchísima gente genial que se acomoda en ese talento y no tiene talento en un campo, porque eso no es suficiente”

“Piensa que en el camino la competencia va a ser brutal. Mientras estés durmiendo va a haber alguien que esté trabajando para ser el mejor en lo mismo en lo que tú quieres tener éxito. Mientras estés descansando o aireándote va a haber alguien que va a seguir trabajando en lo mismo en lo que tú quieres tener éxito. Y si no estás dispuesto a poner todo ese esfuerzo, quizá simplemente no hayas sido sincero y esa no es la meta a la que quieres llegar, quizá no es el objetivo al que querías llegar, porque si lo es te aseguro que te vas a esforzar, vas a trabajar todos los días como si fuese el último día en el que puedes trabajar en eso”

“Deja de culpar a toda la gente que tengas a tu alrededor de tu falta de éxito, deja de pensar que tienes mala suerte, deja de creer que el universo está en contra de que tú consigas algo o de que hay alguien que está dispuesto a hacer lo que sea para que no llegues a conseguirlo, porque sinceramente todas son mentira, y todas son verdad en la medida en que nosotros permitamos que lo sean. Si quieres algo, hazlo. Haz todo lo que esté en tu mano, cada hora, cada día, cada semana para conseguirlo”

“Ten un montón de paciencia, siempre ten paciencia hagas lo que hagas. Las películas con sus pequeñas secuencias de 30 segundos en las que pasan meses y alguien consigue algo han hecho que tengamos la idea de que las cosas se consiguen en tres días, y que si en tres días no lo has conseguido, lo tienes que dejar porque va mal. Las cosas requieren muchísimo tiempo y muchísimo esfuerzo”

“No intentes construir un muro. No te digas a ti mismo: voy a construir el muro más increíble y más impresionante que se ha contruído jamás. En vez de eso di: voy a colocar este ladrillo de la forma más perfecta que se puede colocar un ladrillo. Y haz eso todos los días. Así es como se construye un muro”

“Solo te hace falta un momento de locura y de decir ‘lo voy a hacer’, porque en el momento en que tú decidas que vas a hacer algo, es el momento en que lo vas a hacer realidad”

¿Te atreves a soñar?

Las olas

Rosana Calvo Diéguez

El mar sólo es un conjunto de olas sucesivas, igual que la vida se compone de días y horas, que fluyen una detrás de otra. Parece una división muy sencilla, pero esta operación, incorporada a la mente, ha salvado del naufragio a innumerables marineros y ha ayudado a superar en tierra muchas tragedias humanas.

Recuerdo haberlo leído, tal vez, en alguna novela de Conrad. Si en medio de un gran temporal el navegante piensa que el mar encrespado forma un todo absoluto, el ánimo sobrecogido por la grandeza de la adversidad entregará muy pronto sus fuerzas al abismo; en cambio, si olvida que el mar es un monstruo insondable y concentra su pensamiento en la ola concreta que se acerca y dedica todo el esfuerzo a esquivar su zarpazo y realiza sobre él una victoria singular, llegará el momento en que el mar se calme y el barco volverá a navegar de modo placentero.

Como las olas del mar, los días y las horas baten nuestro espíritu llevando en su seno un dolor o un placer determinado que siempre acaba por pasar de largo.

Cuando éramos niños desnudos en la playa no teníamos conciencia del mar abstracto sino del oleaje que invadía la arena y contra él se establecía el desafío. Cada ola era un combate. Había olas muy tendidas que apenas mojaban nuestros pies y otras más alzadas que hacían flotar nuestro cuerpo; algunas llegaban a inundarnos por completo con cierto amor apacible, pero, de pronto, a media distancia de nuestro pequeño horizonte marino aparecía una gran ola muy cóncava adornada con una furiosa cresta de espuma que era recibida con gritos sumamente excitados. Los niños nos preparábamos para afrontarla: los más audaces preferían atravesarla clavándose en ella de cabeza, otros conseguían coronarla acomodando el ritmo corporal a su embestida y quienes no veían en ella una lucha concreta sino un peligro insalvable quedaban abatidos y arrollados. Con cuanto placer dormía uno esa noche con los labios salados y el cuerpo cansado, abrasado de sol pero no vencido.

La práctica de aquellos baños inocentes en la orilla del mar es la mejor filosofía para sobrevivir a las adversidades. El infinito no existe, el abismo sólo es un concepto. Las pequeñas tragedias de cada día se componen de olas que baten el costado de nuestro navío. La única sabiduría consiste en dividir la vida en días y horas para extraer de cada una de ellas una victoria concreta sobre el dolor y una culminación del placer que te regale. Una sola ola es la que te hace naufragar. De esa hay que salvarse.

Manuel Vicent

Aprendiendo a volar

Hubo una vez un reino en el que vivía un rey que un día recibió como obsequio, dos pequeños halcones, y los entregó al maestro de cetrería, para que los entrenara.Pasados unos meses, el maestro le informó al rey que uno de los halcones estaba perfectamente, pero que al otro no sabía qué le sucedía: no se había movido de la rama donde lo dejó desde el día que llegó.

El rey mandó llamar a curanderos y sanadores para que vieran al halcón, pero nadie pudo hacer volar el ave.Encargó, entonces, la misión a miembros de la corte, pero nada sucedió. Al día siguiente, por la ventana, el monarca pudo observar, que el ave aún continuaba inmóvil.Entonces, decidió comunicar a su pueblo que ofrecería una recompensa a la persona que hiciera volar al halcón.

A la mañana siguiente, vio al halcón volando ágilmente por los jardines.El rey le dijo a su corte, “Traedme al autor de ese milagro”. Su corte rápidamente le presentó a un campesino.El rey le preguntó:- ¿Tú hiciste volar al halcón? ¿Cómo lo hiciste? ¿Eres mago? Intimidado el campesino le dijo al rey: – Fue fácil mi rey. Sólo corté la rama, y el halcón voló.

Imposible is nothing

Siempre he pensado que aquellas personas que hacen deporte, o hicieron deporte en algún momento de sus vidas, son más propensas a ser felices. Y no porque las cosas le vayan a ir mejor en la vida, que nunca se sabe, sino porque entiendo que tienen una mayor capacidad de lucha y superación para dejar atrás sus problemas.

Esas personas son capaces -mucho más que el resto- de asumir la filosofía del ‘Imposible is nothing‘ (¿os acordais?), y aplicarla a diferentes aspectos de su vida, justo cuando más lo necesitan.

Sólo con una cierta distancia, de nuestros años como deportistas, podemos darmos cuenta de que el deporte es algo más que deporte.

Un día u otro, cualquier atleta se siente tentado a no esforzarse. Deja de intentar superarse y piensa que puede ganar gracias a su talento o a la mala suerte de sus rivales. Debes superar este instinto negativo, que nos afecta a todos, y que es la única diferencia entre el que gana una carrera y el que la pierda. Ésta es una batalla que debes pelear cada día de tu vida (Jesse Owens, corredor)

La mayoría de corredores no corren porque quieran vivir más. Lo hacen porque quieren vivir al máximo (Haruki Murakami, escritor)

No puedes ponerte límites. Cuanto más sueñes, más lejos llegarás (Michael Phelps, nadador)

Corriendo me sentía totalmente realizado. La mayoría de la gente nunca llega a sentirlo. Tienen miedo o les falta convicción para exigir lo suficiente de sí mismos y cogen el camino fácil, el sendero de menor resistencia. Pero luchar y sufrir –yo lo vi en ese momento- eran la esencia de una vida digna de ser vivida. Si no estás constantemente exigiendo más y más de ti, potenciándote y aprendiendo al tiempo que marchas, estás eligiendo una existencia entumecida. Te estás negando a ti mismo un viaje extraordinario (Dean Karnazes, atleta de ultradistancia)

Asegúrate de que tu peor enemigo no está entre tus dos orejas. (Laird Hamilton, surfista)

He fallado más de 9.000 tiros en mi carrera. He perdido casi 300 partidos. 26 veces me han confiado el lanzamiento ganador y he fallado. He fracasado una vez tras otra en mi vida. Y así es como he triunfado (Michael Jordan, jugador de baloncesto)

No digas nunca. Porque a menudo las limitaciones, igual que los miedos, son sólo una ilusión (Michael Jordan, jugador de baloncesto)